Así calientan, estiran, prueban la velocidad, su resistencia… algunos de nuestros niños que participarán un año más en la Olimpiada Evangélica.